Aquí y ahora

¡Deja de buscar la felicidad!  ¡La felicidad está aquí mismo, ahora mismo!

Suena demasiado simple, ¿no?  Pero si no lo has puesto en práctica, hazlo y verás un efecto asombroso en tu vida.  Ahora mismo.

Cuando somos niños, ansiamos ser adultos.  Pensamos que el ser adultos nos traerá la felicidad.  ¡No podemos esperar!   Y cuando somos adultos, esperamos obtener un buen trabajo, que seguramente nos traerá la felicidad.  Cuando obtenemos ese trabajo, esperamos un aumento de sueldo.  Cuando obtenemos el aumento de sueldo, esperamos a casarnos.  Cuando nos casamos, queremos tener un buen carro, y luego una casa.  Cuando compramos la casa, queremos salir de deudas.  Y así podemos continuar indefinidamente.  Y ninguno de estos logros nos trae la felicidad porque siempre tenemos la actitud mental de querer más para poder ser felices.  Cuando obtenemos lo que queremos, siempre deseamos algo más.  Y entonces la felicidad nunca llega, porque siempre estamos esperando lograr alguna meta.

Por supuesto que es bueno tener metas.  Es una parte de nuestra vida.  Pero ¿cuanta de nuestra felicidad está basada en esas metas?

Es natural tener deseos, pero si la vida es una serie de deseos, uno tras de otro, y todo tu ser está persiguiendo esos deseos, siempre estarás esperando que la felicidad llegue.

En lugar de eso, recuerda:  Deja de esperar la felicidad.  La felicidad está aquí mismo, ahora mismo.

Siéntete libre de perseguir tus metas y tus deseos, pero no hagas que tu felicidad dependa de ellos.  No pienses que la felicidad solo llegará cuando logres tus metas.  Disfruta la vida.

Te preguntarás como hacer para ir tras de tus metas y aún así ser feliz aquí mismo, ahora mismo.  Recordando que lo importante no es el destino final, sino el camino.  Recuerda que siempre el camino es lo más importante.  No la meta, no el punto final.

Piénsalo.  Si sólo eres feliz cuando alcanzas una meta, ¿qué pasa con todo el tiempo que gastas consiguiendo esa meta? Si solo eres feliz cuando logras tus metas, serás infeliz la mayor parte del tiempo.

Es más, si estás atorado en esa actitud, cuando llegues a tu meta tampoco serás feliz, ya que en ese momento estarás pensando en la siguiente meta.

Recuerda:  Deja de buscar la felicidad.  La felicidad está aquí mismo, ahora mismo.

¿Cómo disfrutar el camino?  Apreciando la vida.  No mirando mucho hacia el futuro sino concentrándote en el momento presente, aquí mismo, ahora mismo.  Mirando a tu alrededor y comprendiendo que todo lo que necesitas para ser feliz ya está aquí.

¿Qué necesitas para ser feliz?  ¿Necesitas un automóvil fantástico, una mansión y millones de pesos?  Si obtuvieras cada uno de tus deseos ahora mismo, serías entonces feliz?  O ¿puedes ser feliz ahora mismo, con lo que tienes?

Todo lo que necesitas es el momento presente, pasar tiempo con un ser querido, platicar con un amigo, ver una película divertida, dar una caminata, leer un buen libro, dar y recibir un abrazo.

Entonces ¿deberías renunciar a tus metas para el año 2009, ahora que has decidido ser feliz ahora mismo?  Por supuesto que no.  Sigue adelante con tus metas, pero recuerda disfrutar el camino.

¿Qué estás esperando para ser feliz?  ¡Puedes encontrar la felicidad ahora mismo, en este momento!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>