¡Más vale ser feliz que tener la razón!

¿Eres tú de aquellas personas que siempre creen, quieren o necesitan tener la razón?  ¿Que están dispuestas a todo para demostrar que tienen la razón?  ¿Los demás te preguntan por qué siempre quieres tener la razón?   En cualquier discusión, al final ¿siempre eres tú quien tiene la última palabra, pero ni tú ni los demás se sienten satisfechos?  ¿Discutes o gritas para convencer a los demás de que tú tienes la razón?  Si es así, ¿ésto te hace realmente feliz?

Este tipo de personas que siempre tienen la razón, ¿son en realidad felices?  Se enojan cuando los demás no están de acuerdo con ello(a)s o con sus opiniones o creencias.  Insisten en tener siempre la última palabra en cualquier situación y jamás reconocen que pueden estar equivocado(a)s.

Las personas que tienen la necesidad de tener la razón todo el tiempo, basan su autoestima en tener siempre la razón.  En el fondo, creen que si los demás no están de acuerdo con ello(a)s, entonces no son valioso(a)s o digno(a)s de amor.   Desesperadamente necesitan, inconscientemente, que los demás  estén de acuerdo con ello(a)s para sentirse bien, lo cual de cualquier manera nunca logran, ya que nuestro bienestar siempre viene de dentro de nosotro(a)s mismo(a)s.

El siempre querer tener la razón es una forma de violencia o agresión, ya que este patrón generalmente termina con un “perdedor” y un “ganador”, y los efectos son similares a aquéllos del abuso físico.  La sumisión de la otra parte es inevitable.   De hecho, este tipo de actitud es también considerada una forma de abuso emocional.  Un padre o madre así, es particularmente dañino(a)  para sus hijos, porque el(la) niño(a) aprende a sentirse el “perdedor” y que sus opiniones no son válidas o importantes.   Este tipo de actitud es un reflejo directo de una baja autoestima.  Y desafortunadamente la baja autoestima de los padres afecta el desarrollo de una autoestima sana en los hijos.

El que los padres siempre quieran tener la razón es un comportamiento particularmente dañino, ya que trae consigo una situación de enojo dentro del ambiente del hogar.  Cuando un padre, a través de siempre querer tener la razón, trata de probar su valor,  al mismo tiempo está robando un sentido fuerte de valor a sus hijos.

También encontramos muy frecuentemente este tipo de actitud en jefes y propietarios de negocios.  Desafortunadamente, este comportamiento crea ambientes de deslealtad, deshonestidad, falta de cooperación, ineficiencia y rotación de personal en las empresas.

Si eres de este tipo de personas, no comiences a criticarte y a sentirte mal, porque eso no te va a llevar a ninguna parte.  Lo que sí  puedes hacer es comenzar a trabajar en ello.   Recuerda que tú eres una persona maravillosa con muchas cualidades positivas, y que siempre tienes la oportunidad, en cualquier momento, de elegir ser diferente.  Empieza por recordarte a ti mismo(a) de tu valor intrínseco como ser humano.  Cuando estés en medio de una discusión o desacuerdo, trata de imaginar cómo sería ese conflicto si el resultado no fuera importante.  Comienza por permitir a otros manifestar y defender su punto de vista, aunque sea diferente al tuyo, sin tener que lastimar los sentimientos de los demás.

Pregúntate:  ¿Cómo sería mi vida si fuera amado(a), aceptado(a) y respetado(a), en lugar de “tener la razón”?  Trata de considerar las opiniones de los demás como igualmente valiosas.  Esto no significa que debes estar de acuerdo con los demás siempre, sólo di:  “Sí, yo creo que tus puntos de vista son tan valiosos como los míos”.  Te aseguro que con esta actitud vivirás más en paz.    Podrías también intentar terminar una discusión con la siguiente frase:  “Bien, no estoy de acuerdo con tu punto de vista, pero puedo aceptarlo”, o “Puedo ver tu punto de vista y entiendo tu posición.”  ¡Inténtalo, y verás los resultados!

En cualquier relación, si hay alguien que siempre tiene que tener la razón, podemos apostar que habrá problemas.  No es  necesario ser adivino para saber que cuando una persona está determinada a ganar todos los argumentos o desacuerdos a toda costa, cualquier relación será dañada, ya que esta actitud interfiere con una comunicación sana, con un proceso compartido de toma de decisiones, destruye la autoestima y la confianza de la otra parte, y evita la igualdad en una relación.  ¿Y a dónde lleva todo ésto en una relación?

Te quiero hacer una pregunta:  ¿Qué prefieres:  ser feliz o tener la razón?  Esta pregunta implica que no puedes estar concentrado(a) en tener la razón, y al mismo tiempo tener relaciones sanas con los demás.

Una buena comunicación en cualquier relación, depende de que ambas partes se sientan seguras para expresar sus propios puntos de vista individuales, sin ser criticado(a)s o menospreciado(a)s.  Si una persona no respeta las opiniones de la otra persona, no será posible una comunicación verdadera.

Una comunicación sana es un proceso de dos vías, ya que involucra la capacidad de escuchar al otro sin interrumpir o decirle que está mal.  Cuando alguien tiene buenas habilidades de comunicación, puede escuchar al otro y mostrar respeto por sus puntos de vista expresados, aún cuando no esté de acuerdo con ellos.

De acuerdo con Epictetus:  “Tenemos dos oídos y una boca para que podamos escuchar lo doble de lo que hablamos”.  Al escuchar atentamente y con un sentido de curiosidad, podemos permanecer abierto(a)s a la otra persona, mientras continuamos aprendiendo más acerca de ellos.  Pero primero tenemos que comprender que no tenemos todas las respuestas correctas a todo.  Nadie las tiene. ” El primer paso hacia el conocimiento es saber que somos ignorantes.”

Es arrogante para cualquier persona el pensar que sus opiniones siempres son las correctas.  Es arrogante pensar que no hay valor en escuchar a los demás y en abrirnos a nuevos puntos de vista y acercamientos.  Es arrogante humillar a otros sólo porque difieren de nuestra manera de pensar.  ¿No lo crees así?

Cuando demandas que los demás admitan que tú tienes la razón y que ellos están equivocados, estás demostrando tus propias limitaciones e inseguridades.  Cuando juzgas a los demás, no los estás definiendo a ello(a)s, te estás definiendo a ti mismo(a).

Una de las características de la inteligencia es aceptar que hay cosas que no sabemos y comprender que siempre hay mucho más por aprender.  La madurez emocional se demuestra siendo capaces de admitir cuando estamos equivocado(a)s, que no tenemos todas las respuestas, y saber que a veces es necesario disculparnos.

No se puede lograr intimidad y confianza cuando estás enfocado(a) en ganar cada discusión y probar que la otra persona está equivocada.  En una relación sana, ambos individuos se pueden sentir seguros de expresar sus sentimientos y pensamientos reales.  Ciertamente es posible estar en desacuerdo sin ser grosero(a)  y sin requerir que la otra persona admita que tú tienes la razón.

Al demostrar respeto por los puntos de vista de los demás, profundizas la confianza en la relación.  Al dejar ir tu necesidad de siempre tener la razón o “ganar”, aumentas enormemente tus oportunidades de crear y sostener una relación satisfactoria.

La mejor cualidad que un ser humano puede poseer es la tolerancia.  Es lo que nos permite ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona.  Es la generosidad que concede a los demás el derecho a tener sus propias peculiaridades.  Es la grandeza que nos permite dejar que la gente sea feliz a su manera.  La persona que puede respetar y tolerar a los demás, es capaz de crear relaciones en donde ambas partes ganen, en donde la comunicación y la confianza pueden crecer segura y libremente.  Si quieres ser feliz, deja ir la lucha y la tensión sobre quién tiene la razón y enfócate en lo que es más importante, en profundizar los sentimientos de amor, confianza y satisfacción en tus relaciones.

“Más vale ser feliz que tener la razón”

Comments

  1. Natty says

    Muchas gracias por este valioso artículo,
    Espero seguir recibiendo más para poder así poco a poco aprender, crecer y evolucionar como persona y ser humano.
    Saludos.

  2. Nieves says

    Después de leer el artículo, maravilloso, por cierto, tengo un vacío en mí, que ya tenía antes, pero que se hace más grande al leer de forma tan cercana lo que yo siento y me cuasta ponerle palabras.
    Mi pareja siempre quiere tener razón, de hecho si le digo que en algho no estoy de acuerdo, que yo no veo ciertas cosas que él sí, que a mí me gustan cosas que a él no, etc, se pone a la defensiva de tal manera que ya no podemos hablar más, pasamos directamente a discutir, pues él se lo toma como un agravio, y yo sólo estoy opinando, expresando una opinión o diciendo lo que me gusta o no.
    En esos momentos él que no sé por qué se siente ataado aprovecha para defenderse y decirme todo lo que le parece que me puede hacer más daño, para dejarme fiera de juego, yo no lo entiendo. Luego al rato pide disculpas, pero es que no hay por qué llegar a eso, por qué no se plantea no atacar, por qué no acepta que disentir de sus opiniones no es atacarle y ofenderle? Estoy muy cansada y cada vez me siento más controlada, no puedo decir, hacer, gustar, opinar, etc. nada diferenta a lo que a él le parece. Siempre se defiende diciendo que es un hombre con criterio propio, pero no admite que yo también tengo mi propio criterio y no puede estar por norma por debajo del suyo. En fin, me ha encantado el artículo y ójala llegase a mucha gente a la que pudiera ayudar.

    • Tienes says

      De verdad me encuentro en la misma situación, ella, es una mujer a la que amo profundamente, pero pierde mucho el tiempo tratando de tener la razón, siempre justificando lo injustificable, siempre poniendose del lado de las causas y las personas menos importantes, ya que no solo desea tener la razón sino que mas bien desea afanosamente ganar ante una posicion diametralmente opuesta a lo que yo este conversando en ese momento, para luego, despues de la pelea, despues del “maremagnum” (y cuando ya se la ha olvidado) ;-) darse cuenta del error y sencillamente prefiere quedarse callada y no reconocer la metida de pata de ese momento…

      Es lo que yo llamo, “Vivir afanosamente deseando tener absoluta y completamente tener la razon a ultranza el 100% de las veces…”

      Ya para mi no hay negociación posible, ya ahora mi actitud es de completa hostilidad y hasta grosero me he puesto y en la primera oportunidad que tengo de ridiculizarla, lo hago, ya actuo por mala fe y venganza… que feo no?

    • Andrea says

      Nieves, leyendo tu comentario, simplemente describes mi relacion. todo el tiempo tratando de tener la razon,es un hombre que busca tener discusiones periodicamente y por los temas mas tontos, y estas discusiones parece que lo alimentaran de alguna forma, ya que siempre busca el que yo me “disculpe” asi no haya de que disculparse. en los momentos de calma cuando he tratado de hacerle ver el errorque comete en tratar de humillarme cuando se genera una discusion, es peor ya que se han generado nuevas discusiones por este motivo, yo tambien estoy muy cansada y sinceramente no se aun cuanto tiempo se pueda soportar una relacion asi. Hace un par de meses comence a ir a terapia con una sicologa y me ha ayudado desde el punto de vista animico, pero las cosas se repiten una y otra vez.
      En fin, me siento muy mal por toda esta situacion que creo que ya no tiene solucion ya que se niega a ver a un psicologo, y yo cada dia me siento mas frustrada y controlada. 

  3. laura resquin says

    hola.quiero que me ayudes. yo habia usadoesta frase
     y fundamentando que era porque queria que me den la razon cuando realmente lo tengo y que no me den la rzon para ponerme bien .explicame si me equivoque .gracias

  4. Rocío says

    Hermoso Articulo.. gracias es la respuesta a muchas situaciones que son repetitiva en la vida que llevo… soy una de las del grupo que he creido tener la razon y me he dado cuenta que esto a aportado para que con mi esposo hayas conversaciones que no tienen un final agradable y estoy segura que le he causado infelicidad pero lo grave es que el tambien forma parte de este grupo… solo que yo almenos hoy decido salir de ello,,,, gracias… gracias mil….

  5. says

    Estas situaciones a veces resultan muy complicadas. En ocasiones tu pareja te dirá que quiere salir con su ex, pero como tú no tienes la razón y no tiene nada de malo porque tú confías en ella, entonces saldrá con su ex. Luego se ven casos de sentimientos encontrados, y si, tu pareja te cambia, te cambia por algo obvio que tu veías desde un principio. No sucede en todos los casos ¿pero acaso no los hemos visto o hasta vivido? Como dicen por ahí, mas vale prevenir que lamentar. Y como este hay muchos temas, al final del día cuando ya tenemos experiencia, vemos las cosas cono son. Al final del día, cuando se presentan las consecuencias decimos: El/ella tenia la razón. Lo único que pienso es que tanto hombres como mujeres tenemos la razón en diversas ocasiones, y a veces nuestra pareja mayormente tiene la razón, pero simple y sencillamente no lo aceptamos. Y con respecto a salir con ex´s las opiniones están muy divididas.

  6. Dulcisima says

    Es muy triste tener que alejarte de la persona que amas porque él no puede controlar su necesidad de tener la razón todo el tiempo- Es agotador fisica y mentalmente vivir una situacion así-

  7. LORENA says

    gracias…yo no soy asi…pero una amiga mia si y me saca de quicio cuando siempre quiere tener la ultima palabra y no se que hacer…..

  8. Harold says

    Me parece muy buen comentario, estoy teniendo muchos problemas con las personas que me rodean por este tipo de conducta, estoy buscando toda la ayuda posible para mejorar. Gracias

  9. Mario says

    Mi novia siempre me dice que yo quiero tener todo el tiempo la razón, es cierto que me exalto a veces cuando estoy tan seguro de tenerla y ella no me hace caso, pero a veces me enojo por eso, porque cuando quiero hablar bien con ella y exponerle mi punto de vista (en desacuerdo con sus opiniones la mayoría de las veces) ella dice que soy grosero, luego se ofende y me deja ahí hablando solo o como fuere. Quizá los dos tengamos la culpa y yo trataré de ser más tolerante con ella.

Trackbacks

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>